Buscar este blog

viernes, 10 de julio de 2015

Receta. Pechugas rellenas de mango, bañadas en salsa de coco.

Mis comadres no  me dejarán mentir que esto es una cosa deliciosa! Hace muchos años probamos este platillo en un restaurante, una noche de verano, temporada de mango (junio-julio). Y quedamos impactadas por el delicioso y exótico sabor. Cabe aclarar que la compañía era de lo mejor, mis queridas amigas, eso es muy preponderante cuando uno come.

Este es el platillo principal y de guarnición una ensalada, que también re-construí y Aquí tienen la receta, en otra entrada del blog.

Manos a la obra!

5 Pechugas de pollo corte  mariposa (congeladas,sin hueso,abiertas)
2 Limones
1 cucharadita de  canela
sal al gusto
pimienta molida al gusto
ajo en polvo al gusto
aceite  el necesario
mango fresco rebanado, 5 rebanadas
crema de coco kahlúa 3 tazas

1.- Las pechugas  "congeladas", se pasan por jugo de limón, salan, se untan con ajo en polvo,
canela, puedes usar opcionalmente también un poco de pimienta y las pones a marinar/descongelar en un recipiente
de plástico o vidrio, junto con una taza de crema de coco y el jugo de limón sobrante.
2.- ya que estan descongeladas, se escurren bien y se espolvorean con mas canela
al gusto...se sellan en aceite a temperatura alta esto es rápido para que no se les salga el jugo a la pechuga
porque luego se secan en el horno.
3.- Ya que estan un poco frias, rellenas la pechuga con una rebanada de mango, la doblas
y las cierras con picadientes, las vas acomodando en un refractario, y ya que estan todas
las bañas con la crema de coco restante y las metes al horno tapadas con papel aluminio
para  que se terminen de cocer bien por dentro.
4.- Al servirlas puedes poner mas crema de coco tibia al gusto encima.

Nota: Se pueden hacer en el micro ondas, pero no pongas papel aluminio y tapa con una toalla o tapa para microondas.


Recuerdo que una de las comensales dijo: "Esta comida es totalmente orgásmica", así que ya sabrán si la hacen y sorprenden a quien mas quieran.

Receta de la ensalada aquí.

Angélica