Buscar este blog

martes, 12 de marzo de 2013

Tres tipos de hambre

Hola

Hace un par de días mientras me estaba peinando, antes de salir de mi casa, como todos los días. Sin querer, queriendo, escuché un segmento, totalmente fuera de contexto, cabe aclarar, de una mesa redonda referente a nutrición y salud, o algo parecido.

Se trataba de un programa de radio, aquí en Hermosillo Sonora, el debate era moderado por una locutora de nombre Dámaris, no pude escuchar todo, porque me tuve que ir a la oficina.


Entre los panelistas se encontraba un psicólogo, quién opinó algo que llamó mucho mi atención. La pregunta era: "Qué es menos malo? Un capuchino light o un café americano con crema light y sustituto de azúcar bajo en calorías?"

Él contestó que el radioescucha debería tomarse el capuchino, si eso quería, o el americano si se le antojaba, debería tomarse una bebida de su agrado, del tamaño, sabor y valor calórico deseado; pero, argumentó, es necesario que se lo tome a gusto, disfrutando cada sorbo, consciente del sabor y del aporte nutritivo que le brinda ese placer. Dijo también, que no debe conformarse con cualquier capuchino, que debería buscar y esperar por aquel que realmente quiere beber. Finalmente concluyó diciendo, que un capuchino así, no es el problema, el problema es hacer un hábito, una necesidad, hacerlo diario.

Ups..pensé, tiene razón. En ocasiones, acostumbro comer tan de prisa, que me acabo el paquete de galletas y ni siquiera saboreé una sola.

Lo último que escuché antes de salir corriendo, medio maquillada, medio peinada, fue:

"Cuando tenemos hambre, es necesario, preguntarnos, ¿porque siento esta hambre? ¿hice un ejercicio físico? ¿ocupo energía para moverme? si es así, tenemos hambre de alimento, comida, calorías,  necesidad de energía, o tal vez ¿estás agotado mentalmente? ¿tuviste un día pesado en la oficina frente a la computadora? entonces tal vez no es un dogo con papas lo que realmente necesitamos, tal vez solo tenemos hambre de descanso, pero hay otro escenario mas, el hambre espiritual, ¿tal vez tienes una pena de amor? ¿crisis de fe? entonces realmente te urge una cucharada de meditación o un plato de oración"

De ahora en adelante, cuando quiera salir corriendo por un pan de dulce, me haré esas tres preguntas..y añadiría una cuarta ¿No será que tengo sed?



Angélica